La Luna la gan Desconocida

Horoscopos y tarot de amor Horoscopos y tarot para el amor y para los signos del zodiaco

 

Estoy aqui con vosotros  para poder presentar este tema sobre la(( LUNA)) nuestro satelite tan cambiante como misterioso ; pero a la vez tan especial ; cuantas batallas se brindaron en su nombre ; cuantos poemas ; cuantos amores ; cuantas magias  y cuantas historias quedan por vivir bajo su mirada  serena e impasible ; si ella contase  su historia ¿ que nos contaria ? : Me permito algo de historia y asi quizas la conoscais mejor ; quizas en las noches de ( luz plena )  la disfruteis como la disfruto yo al mirar su luz y su magico misterio; adelante vivelo!!! baila y sonriele  a la luna quizas despues te sientas mejor ""  que sensación de livertad""y de conección con el ((UNIVERSO))...

Definición

El simbolismo de la luna es muy amplio y com­plejo. El poder del satélite era citado por Cice­rón al decir: «Cada mes la luna ejecuta la misma carrera que el sol en un año... Contribuye en gran medida por su influjo a la madurez de las plantas y al crecimiento de los animales». Esto contribuye a explicar el importante papel de las diosas lunares: Ishtar (véase), Hathor, Anaitis, Artemisa. El hombre percibió, de antiguo, la re­lación existente entre la luna y las mareas; la co­nexión más extraña aún entre el ciclo lunar y el ciclo fisiológico de la mujer. Origenes y tradición

[Imagen:Krappe —de quien tomamos estos datos— cree que esta relación se debe, como ya creía Darwin, a que la vida ani­mal se originó en el seno de las aguas, determi­nando un ritmo vital que duró millones de años.

La luna deviene así «Señora de las muje­res». Otro hecho esencial de la «psicología de la luna» es la modificación aparente de su superfi­cie a través de las fases periódicamente repe­tidas. Supone el autor citado que dichas fases (especialmente como efecto negativo, de pro­gresiva desaparición parcial) pudieron inspirar el mito del desmembramiento (Zagreo, Penteo, Orfeo, Acteón, Osiris).

Simbolismo

La misma relación pue­de verse en los mitos y leyendas de «hilanderas». Cuando se sobrepuso el sentido patriarcal al matriarcal, se dio carácter femenino a la luna y masculino al sol. La hierogamia, generalmen­te extendida como matrimonio del cielo y la tierra, puede aparecer también como bodas del sol y de la luna. Se admite hoy generalmente que los ritmos lunares se utilizaron antes que los solares para dar la medida del tiempo. Es posible asimismo la coincidencia en el misterio de la re­surrección (primavera tras el invierno, florecer tras la helada, renacer del sol después de las ti­nieblas de la noche, pero también «luna nueva» y creciente).

Eliade señala la conexión de esta evidencia cósmica con el mito de la creación y recreación periódica del universo. El papel regulador de la luna aparece también en la dis­tribución del agua y de las lluvias, por lo que aparece tempranamente como mediadora entre la tierra y el cielo. La luna no sólo mide y de­termina los períodos, sino que también los uni­fica a través de su acción (luna, aguas, lluvias, fecundidad de la mujer, de los animales y de la ve­getación).

Pero, por encima de todo, es el ser que no permanece siempre idéntico a sí mismo, sino que experimenta modificaciones «doloro­sas» en forma de círculo clara y continuamente observable.

Estas fases, por analogía, se parecen a las estaciones anuales, a las edades del hombre, y determinan una mayor proximidad de la luna a lo biológico, sometido también a la ley del cambio, al crecimiento (juventud, madurez) y al decrecimiento (madurez, ancianidad). De ahí la creencia mítica de que la etapa de invisibilidad de la luna corresponde a la de la muerte en el hombre; y como consecuencia de ella, la idea de que los muertos van a la luna (y de ella pro­ceden, en las tradiciones que admiten la reen­carnación).

«La muerte -señala Eliade— no es así una extinción, sino una modificación temporal del plan vital. Durante tres noches, la luna de­saparece del cielo, pero al cuarto día renace. La idea del viaje a la luna después de la muerte se ha conservado en culturas avanzadas (Grecia, India, Irán).

La luna y las escuelas filosoficas y hermeticas

El pitagorismo dio un nuevo im­pulso a la teología astral; las “islas de los biena­venturados” y toda la geografla mítica se pro­yectaron sobre planos celestes: sol, luna, Vía Láctea. En estas fórmulas tardías no es dificil descubrir los temas tradicionales: la luna como país de los muertos, la luna receptáculo regene­rador de las almas. Opiniones de Olaplex ¿Es bueno Olaplex para el pelo rizado?

Pero el espacio lunar no era más que una etapa de la ascensión; había otras: sol, Vía Láctea, “círculo supremo”. Esta es la ra­zón por la que la luna preside la formación de los organismos, pero también su descomposi­ción (como el color verde). Su destino consiste en reabsorber las formas y volver a crearlas. Só­lo lo que está más allá de la luna o encima de ella trasciende el devenir. Por esto, para Plutar­co, las almas de los justos se purifican en la lu­na, mientras su cuerpo vuelve a la tierra y su es­píritu al sol.»  Así, la condición lunar equivale a la condición humana. Nuestra Señora se repre­senta sobre la luna, para expresar la eternidad sobre lo mudable y transitorio

René Gué­non confirma que en «la esfera de la luna» se di­suelve  las formas, determinando la escisión en­tre los estados superiores y los inferiores; de ahí el doble papel de la luna como Diana y Hécate, celestial e infernal.

Diana o Jana es la forma fe­menina de Jano (26, 17). En la ordenación cós­mica, la luna es considerada en cierto modo co­mo una duplicación del sol, minimizada, pues si éste vitaliza a todo el sistema planetario, la luna sólo interviene en nuestro planeta.

Por su carác­ter pasivo, al recibir la luz solar, es asimilada al principio del dos y de la pasividad o lo femeni­no. La luna se relaciona también con el huevo del mundo, la matriz y el arca (9). El metal co­rrespondiente a la luna es la plata . Se con­sidera al satélite como guía del lado oculto de la naturaleza, en contraposición al sol, que es el factor de la vida manifestada y de la actividad ardiente.

En alquimia, la luna representa el prin­cipio volátil (mudable) y femenino. También la multiplicidad, por la fragmentación de sus fases. Estas dos ideas confundidas han dado lugar a in­terpretaciones literales que caen en la supersti­ción. Los groenlandeses, por ejemplo, creen que todos los cuerpos celestes fueron en un tiempo seres humanos, pero acusan particular­mente a la luna de incitar a las mujeres a la or­gía, por cuyo motivo prohíben contemplarla durante mucho tiempo

En la Arabia preis­lámica, cual en otras culturas semitas, el culto lunar prevalece sobre el solar.

Mahoma reprobó, para los amuletos, todo metal que no fuese la plata. Otró componente significativo de la luna es el de su estrecha asociación a la noche (maternal, ocultante, inconsciente, ambivalente por lo protectora y peligrosa) y el que dimana del tono lívido de su luz y del modo como muestra, semivelándolos, los objetos.

Por eso la luna se asocia a la imaginación y a la fantasía, como reino intermedio entre la negación de la vida espiritual y el sol fulgurante de la intuición. Schneider precisa un hecho de alto interés mor­fológico, al decir que la evolución de los con­tornos de la luna —desde el disco hasta el hilo de luz— parece haber determinado un canon místi­co de formas, con sujeción al cual se construye­ron también los instrumentos de música

De otro lado, Stuchen, Hommel, Dornseif han mostrado la conexión de las formas de las fases lunares con los caracteres de las letras hebreas y árabes, así como también la profunda acción de dichos factores formales en la morfología ins­trumental. Eliade cita a Hentze, quien afirma que todos los dualismos tienen en las fases luna­res, si no su causa histórica, al menos una ejem­plificación mítica y simbólica. «El mundo infe­rior, mundo de las tinieblas, está representado por la luna agonizante (cuernos = cuartos de la luna; signo de doble voluta = dos cuartos de lu­na en dirección opuesta; superpuestos y ligados el uno al otro = cambio lunar, anciano decrépi­to y huesudo).

Aqui dejo constancia de lo que es el estudio de la Astrologia y en gran medida tambien con toques de Mitologia sobre nuesto Satelite tan soñado la ((LUNA )) en un tema precioso  que me siento muy feliz de poder hacer llegar a todos vosotros ; espero que sea tan bonito e ilustrativo como lo a sido para mi .. en el (( BLOG DE ENLACES DISPONEIS  TAMBIEN DE UN TEMA INTERESANTE SOBRE LA LUNA  QUE LO DISFRUTREIS.. con todo mi cariño Necane..

La Luna la gan Desconocida

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://consultaespiritual.es/astrología-y-numerología/la-luna-la-gan-desconocida.html/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20